1. Itinerario luliano: Miramar, Randa (Gr�cia, Sant Honorat, Cura) y el entorno

2. Iglesias de repoblaci�n: Catellitx, Santa Luc�a, Sant Pere d'Escor�a, Santa Ana, Sant Miquel de Campanet, La Sangre de Muro, Snta Fe de Palma

3. Ruta de la conquista del rey Jaime

4. Ruta de los castillos roqueros: Santueri, Castillo del Rey, Alar�

Desde que las tropas de Jaume I llegaron ante la costa de Mallorca (septiembre de 1229) hasta que entraron en Madina Mayurqa (31 de diciembre del mismo año) hicieron un recorrido donde se mezcla la historia y la leyenda, que es interesante de reseguir y fácil de hacer, ya que se concentra en los actuales municipios de Andratx y Calvià, además de Palma. Los puntos de interés son:

  1. Sant Elm. Las naves fondearon entre la isla de sa Dragonera y la playa de Sant Elm. Según la tradición local, la primera misa dicha en tierras insulares, de la que habla la crónica real, fue en el islote del Pantaleu, situado justo delante de la playa, muy cerca de tierra firme. Se conservaba una pila de agua donde, según la leyenda, el rey abrevó a su caballo, y que fue destruida por los revolucionarios de 1868 para acabar con los vestigios del pasado feudal. Allá, el rey recibió la visita de un musulmán, Alí, que compareció nadando y le informó sobre el estado de la isla, citado en las crónicas de Jaume I y Bernat Desclot. Un cuento habla del águila que llevaba un espetón y lo soltó sobre el rey, por lo que esta ave pasó a ser llamada águila real. Para el visitante es recomendable visitar la torre que se alza encima de un monte a un lado de la playa, construida a partir del siglo xiii.
  2. Santa Ponça. Hay la cruz conmemorativa del desembarco, en la Gran Via de la Creu. Fue inaugurada en 1929, con motivo de la conmemoración del séptimo centenario de la conquista. En 1975 fue destruida por un rayo y reconstruida más tarde.
  3. Capilla de sa Pedra Sagrada, junto a la carretera de Palma a Andratx, en el kilómetro 15, entre Palma Nova y Santa Ponça. También fue edificada en 1929 y en su interior hay una piedra que, según la leyenda, fue utilizada como altar improvisado en la primera misa celebrada en tierra mallorquina. Seguramente se trata de una piedra objeto de culto desde tiempos remotos.
  4. Coll de sa Batalla, en el mismo punto, donde tuvo lugar el choque más importante entre las tropas musulmanas y las catalanas.
  5. Puig del Rei, también en el mismo sitio, detrás de la capilla, relacionado con la batalla.
  6. Creu dels Montcada, en las afueras de Palma Nova, justo al lado de la autovía, a mano derecha en sentido a Palma. Conmemora la muerte de Guillem y Ramon de Montcada, tío y sobrino respectivamente, grandes señores feudales catalanes que murieron en la lucha. Se trata de una cruz de hierro forjado, muy estilizada y bella, que fue patrocinada por el archiduque Luis Salvador e inaugurada en 1887. Relacionada con el entorno, existía la leyenda del pino de los Montcada, donde habrían muerto ambos nobles.
  7. Castell de Bendinat, junto a la autopista de Palma a Palma Nova, a mano derecha yendo a Palma. Es una posesión muy antigua, de la época islámica (aunque el actual castillo es neogótico), relacionada con una leyenda famosísima en Mallorca: que el nombre es debido a que allá comieron las tropas, pero ante la escasez de víveres sólo pudieron comer ajos y, al acabar, el rey dijo: «bien comido» (ben dinat en catalán). En realidad, el topónimo es de raíz islámica, catalanizado.
  8. Serra de na Burguesa. Domina la ciudad y el rey hace referencia al lugar y su magnífica vista sobre la medina. Puede accederse a pie, a través de un gran número de caminos forestales, o en coche, por la carretera que lleva hasta el restaurante-mirador que hay arriba.
  9. Monestir de la Real, ya mencionado en el itinerario luliano de la ciudad. Parece ser que fue por el entorno donde acampó el rey durante el asedio, pero no está fundamentado. Según la tradición, el nombre del lugar vendría dado por este hecho, pero no corresponde a la realidad. De allá parte el llamado Camí del Rei, que llega hasta el coll de sa Batalla, pero muchos tramos antiguos ya no se conservan o han sido aprovechados para construir las nuevas vías de comunicación.
  10. Porta de la Conquesta, ya en Palma, en la confluencia entre la calle de Sant Miquel y les Avingudes (en concreto, la calle de Marie Curie). Había la puerta de la muralla musulmana (llamada puerta de Bab-al-Kofol o Bab-al-Kalh) por donde entraron las tropas catalanas dentro de la medina, designada a partir de entonces como la porta de la Conquesta, o de Santa Margalida, o de l’Esvaïdor, o Pintada. Según el relato de la crónica de Jaume I, habría participado un caballero con su caballo blanco, identificado como Sant Jordi, leyenda que suele repetirse mucho en los enfrentamientos entre cristianos y musulmanes. Tras la conquista, la puerta fue rehecha, derribándose a principios del siglo xx.